Blog

RESIDENCIA DE MÚNICH O RESIDEZ MUNCHEN

La Residencia de Múnich o Residenz Munchen, es un enorme palacio barroco, ubicado en el corazón de la ciudad. Ha sido muy bombardeado en la última guerra mundial, ha sido restaurado eficientemente.

Utilizado como residencia oficial por los monarcas bávaros entre 1385 y 1918, la Residencia de Múnich (Residenz München) es el palacio urbano más grande de Alemania y cuenta con una historia tan compleja como su arquitectura.

Construida en 1385 como un modesto castillo, con el paso de los años los Wittelsbach fueron transformando la Residencia en un extenso y lujoso complejo con 10 patios dividido en 130 habitaciones.

Actualmente aún se conservan interesantes partes con estilos procedentes de cuatro siglos diferentes.

El palacio es, en realidad, varios museos en uno: la Residenz, el Shatzkammer (Tesoro) el Teatro Cuvilliés, el Ägyptische Kuns (Colección egipcia) y el Staatliche Münzsammlung (Colección Numismática).

En 1385 la familia Wittelsbach decidió construirse un nuevo palacio en Munich. Finalmente no menos de ocho edificios diferentes se arracimaron juntos para formar la Residenz el más exquisito de los cuales es sin duda el teatro rococó de Francois Cuvilliés de1753 completado con las llamadas ‘Salas Ricas’ construidas a principios del siglo XVIII. Después el rey Luis I encargó a Leopold von Klenze la construcción del Königsbau (Edificio del Rey) en 1826-1835, que sigue el modelo del Palacio Pitti de Florencia. Von Klenze también diseñó el Festsaalbau (Edificio de la Sala de Festivales) de la Residenz real. Estos edificios se emparejan bien con el Antiquarium de magnífica bóveda cuya cosntrucción se inició en 1568 para albergar la colección ducal de arte, y que fue transformado en una Festaal (Salón de Baile) por Friedrich Sustris entre 1586 y 1600.

La Grüne Galerie o Galería Verde,es la sala abovedada renacentista más grande del norte de Europa, y en las paredes se expone una impresionante colección estatuaria clásica del mundo antiguo. Los techos y alrededores de las ventanas están cubiertos por frescos ‘grotescos’ llamados así porque imitan los frescos romanos antiguos utilizados para decorar el jardín de Nerón en Roma. Mezcladas con fantásticas bestias y follajes que tipifican este estilo, hay cien vistas de ciudades de Baviera, pintadas entre 1588 y 1596.

Los edificios de la Residenz rodean varios patios exquisitos. El Grottenhof (Patio Grotto) con arcadas tiene una fuente de bronce de Perseo que data de 1959 en el centro de un jardín italiano trazado en 1596. El Königsbauhof (Patio del Edificio del Rey) tiene una estatua de Neptuno de mediados del siglo XVII.

El mejor de todos es el Brunnenhof (Palacio de la Fuente) de forma octogonal, diseñado por Hans Krumper, que ofrece un ambiente ideal para conciertos veraniegos al aire libre. En su centro hay una fuente impresionante de Hubert Gerhard que representa los cuatro ríos principales de Baviera junto con los dioses de la mitología clásica, reunidos alrededor de una estatua de Oto von Wittelsbach.

La asombrosa Schatzkammer der Residenz (Tesoro de la Residencia) se usa para mostrar las “joyas de la casa” de la familia Wittelsbach junto con una serie de tesoros religiosos de iglesias y monasterios bávaros. Entre las obras más antiguas hay un crucifijo románico (hehco hacia el 1006) que perteneció a la reinsa Gisela; una de las más recientes es la corona real bávara de 1806. La obra más espectacular, sin embargo, es una magnífica estatuilla de San Jorge matando al dragón una obra maestra renacentista hecha para Wilhelm V hacia 1597.

El Teatro Cuvillés es un espléndido edificio de estilo rococó y fue el resultado de la colaboración de los mejores artistas bávaros del siglo XVIII. El arquitecto del que recibe el nombre, fue Francois Cuvilliés el Viejo que fue enano de Corte de Max III Joseph antes de convertirse en arquitecto de Corte. Los palcos muy decorados están dispuestos en hileras a cada lado del palco del elector y se observaba un estricto protocolo, de modo que cuanto más elevado era el estatus se ocupaba un puesto más alto en el teatro. El edificio quedó completado en 1750 y aquí se hizo la primera representación del Idomeneo de Mozart en enero de 1781.

EL VIEJO AYUNTAMIENTO O ALTES RATHAUS

Fue reconstruido totalmente en 1960 y habla la historia de la noche de los cristales rotos. Aquí es el momento en el que joseph Goebbels el 8 de Noviembre de 1938 aparece y le dice a Hitler que un judío a matado a un alemán en Francia y eso desató que Hitler hiciera un llamamiento tanto a las tropas como a la población para que salga a la calle y destruya todo lo que sea de pertenencia judía. Debido a que se queda toda la calle llena de cristales por los destrozos que se hacen de las casas, las sinagogas y las tiendas pues la noche adquirió ese nombre: La noche de los cristales rotos.

 

El Antiguo Ayuntamiento original ( 1310), pero fue sustituido por un nuevo edificio empezado en 1470y finalizado en 1480,y es este último el que se llama así. Este edificio fue construido según el proyecto de Jörg von Halsbach.​ El edificio ha sido reconstruido varias veces a lo largo de la historia, la última fue en 1862-1864 y otorgó al edificio su actual aspecto neogótico. En 1877 y 1934 se construyeron dos accesos para facilitar el flujo del tráfico. La parte más antigua del ayuntamiento es la torre, construida entre 1180y 1200, que formaba parte de las fortificaciones de la ciudad. Se ha conservado intacto el interior gótico del edificio

. En la planta baja se encuentra el salón ceremonial con sus bóvedas a barriles de madera, en la pared hay un friso con 96 escudos, que data del 1478. Está previsto que se exponga de nuevo en el salón los Moriskentänzer de Erasmus Grasser(actualmente están expuestas copias, porque los originales están en el Stadtmuseum). Desde este edificio, los nazis proclamaron la llamada “Noche de los cristales rotos” el 9 de noviembre de 1938.

con más de 500 años de antigüedad a sus espaldas aún conserva su agradable aspecto gótico y un llamativo interior medieval.

EL NUEVO AYUNTAMIENTO O NEUES RATHAUS

El Neues Rathaus o Ayuntamiento Nuevo, establecido entre el año 1867 y el 1909 por el arquitecto Georg von Hauberrisser, su estilo neogótico representa una de las mejores muestras en este estilo dentro del territorio alemán.

 

El estilo neogótico es la denominación de un movimiento artístico historicistas, principalmente arquitectónico y decorativo. Es un estilo vinculado con el Romanticismo y como arquitectura historicista es una reelaboración que reproducía el lenguaje arquitectónico propio del arte gótico medieval con formas más o menos genuinas. La principal característica de este estilo es que vuelve a utilizar las antiguas formas góticas.

El Nuevo Ayuntamiento cuenta con más de 9000 m² de superficie, de los cuales hay unos 7000 construidos, su fachada principal alcanza los 100 metros de longitud y la altura de su torre central llega a los 85 metros. Por supuesto, entre estos números colosales resulta fácil imaginar las impresionantes medidas del conjunto arquitectónico.

Por lo que respecta a su ornamentación, luce la fachada principal dominada por la figura del príncipe regente Leopoldo de Baviera, del príncipe de los Güelfos Enrique el León y de algunos motivos propios la Casa Real de Wittelsbach. También es posible descubrir, entre la ricamente adornada superficie, gárgolas típicamente neogóticas, figurillas de niños, máscaras, dibujos alegóricos, temas propios de la vida de los santos y motivos populares.

 

Arriba, muy arriba en la torre principal,se observa el quinto carillón más grande de Europa. Una maravilla popularmente conocida por representar un espectáculo grandioso, no sólo porque sus 43 campanas pueden llegar a tocar hasta cuatro melodías diferentes, sino también porque sus 32 figuras autómatas representan complejos movimientos dignos de los mejores relojeros alemanes.

Gran expresión de la historia y la leyenda de Múnich, el carrillón del Ayuntamiento Nuevo contiene sus personajes más representativos. En la parte superior del mirador los autómatas protagonizan un torneo, que tiene lugar con motivo del desposamiento del duque Guillermo V de Wittelsbach con Renata de Lorena, mientras en la parte inferior, se puede apreciar un baile típico de Múnich, cuya gestación se produjo durante la epidemia de peste que asoló Alemania a principios del siglo XIV.

 

IGLESIA DE SAN MARTIN GRUESO

Aunque parece indicar su nombre, no es la iglesia románica más grande de Colonia (ese honor queda reservado para Santa María en el Capitolio). Pero su torre quizás es la mas grande y monumental de una iglesia románica, y junto a la Catedral desde siglos ha marcado el panorama de la orilla izquierda del Rhin (la del casco antiguo). Es más: antes de la la terminación de las torres de la Catedral en 1880, la imponente torre de San Martin, con sus más de 75 metros de altura, fue el símbolo de Colonia desde la Edad Media hasta mediados del siglo XIX – aun más que el torso de la Catedral con las torres sin terminar. Como en tanto otros sitios cerca de la orilla del Rhin, en el subsuelo del sector hubo muchos hallazgos arqueológicos de la época romana, hoy expuestos en un mini-museo en la cripta del templo.

San Martín es una basilica de tres naves, 50 metros de largo y 27 de ancho y fue el templo de un antiguo convento de benedictinos fundado por el arzobispo San Bruno hacia 965. Pero de ese primer templo prerromanico queda apenas nada, porque un horrible incendio destruyó casi todo el barrio en el año 1150. Entre 1185 y 1250 se construyó la iglesia románica, los rasgos mas característicos de Gran San Martín fueron creados en aquella época, aunque luego cambiaron muchos detalles. A finales del siglo XV añadieron la pirámide gótica de la torre.

Exceptuando la magnífica torre, creación cumbre del estilo gótico que en realidad es una corona de cinco torres elevándose encima de una galeria palatina, todo el templo se caracteriza por una profunda austeridad. No  siempre fue asi, porque la iglesia original del siglo XIII estuvo decorado con ricos mosaicos y en los siglos XVIII y XIX sus paredes y bóvedas fueron  pintadas con frescos – primero barrocos y luego clasicistas – las últimas una creación del gran mecenas Ferdinand Franz Wallraff (cuya famosa colección de pinturas se convirtió en el inicio del Museo de Bellas Artes de Colonia que hoy lleva su nombre). Durante la ocupación napoleónica, los franceses cerraron y secularizaron el convento benedictino de San Martín, destruyendo su claustro completamente.

A mediados del XIX, empezaron obras de restauración de la iglesia, concentrándose en techos y bovedas. Como todos los templos románicos  de Colonia, San Martín fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial, quedando muy poco de su decoración original. Debido a su situación tan céntrica, la iglesia fue destruida en su mayor parte y tardaron cuatro decadas – hasta 1985 – en reconstruirla.

Como en otros templos que sufrieron el mismo destino, hubo un problema especial con las vidrieras, en San Martín al final, aunque modernas, son ahora más adecuadas y menos desconcertantes que en otros casos. Hubo entonces no pocas voces que propusieron dejar el templo como ruina para la memoria de la Guerra. Afortunadamente, no ganaron la discusión y desde 1965, la magnífica torre de San Martín corona de nuevo junto a la Catedral el panorama de Colonia. Quedan pocos restos de los mosaicos en el suelo, representaciones de animales que datan del siglo XIII, de la época de los Hohenstaufen (un par de vacas y un león).

CATEDRAL DE COLONIA

Colonia ha sido y es una de las ciudades más importantes de ​ Alemania. Mundialmente famosa por su ​ carnaval​ ​ y su enorme ​ catedral​ , en el centro de la ciudad (o ​ Altstadt​ ) se mezclan historia, gastronomía, tiendas y cerveza.

Al llegar a la ​ Hauptbanhof​, estación principal, un gran luminoso nos da la bienvenida. Se trata del anuncio del ​ Agua de Colonia​, la famosa fraganciaque fue inventada en esta ciudad en el siglo XVIII.

Cuando salgamos de ella nos encontraremos, de repente, con la ​ Dom ​ , la
imponente ​ catedral de Colonia​. La primera impresión es increíble, ya que
está ahí, tan cerca, que sorprende. En sus alrededores siempre hay mucha vida. Nunca faltan los turistas haciendo
fotos a la catedral y a los mismos que se concentran delante de ella.
También hay muchos comercios, siendo imposible no ‘picar’ en alguno.

La Catedral de Colonia o Kölner Dom en alemán (el nombre completo es Catedral de San Pedro y Santa María) es una de las catedrales más impactantes de Europa y sin duda la marca estrella de la ciudad alemana. Fue construida entre 1248 y 1880 tal y como fue diseñada en los planos originales, se considera una obra maestra de la arquitectura gótica. La Catedral llegó a ser el edificio más grande del mundo cuando aún no se había terminado en el siglo XIX. El diseño de la fachada oeste desafía cualquier convención de estilo arquitectónico. Tiene una superficie de 7. 000 metros cuadrados y esta flanqueada por dos enormes torres, cada una de 156 metros de altura.

Como un logro excepcional de la Edad Media en su interior se encuentra el santuario de las reliquias de los Reyes Magos, el mayor relicario de Occidente. La catedral tiene dos grandes trípticos: El altar Borrar en el siglo 14 con 36 pinturas y 25 esculturas, creadas por el maestro Stephan Lochner y el altar de los patronos de la ciudad de Colonia. La arquitectura se remonta al estilo de la Edad Media. Algunas fases de construcción encajan en un estilo neo-gótico.​

Está considerada el monumento más visitado de toda Alemania. En 1996 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Las excavaciones llevadas a cabo después de la Segunda Guerra Mundial dieron alguna información nueva sobre la historia de la catedral de Colonia. Los primeros rastros indican que comenzó siendo una iglesia cristiana en el siglo IV. En la mitad del siglo VI, el coro de la pequeña iglesia, orientado hacia el oeste, se amplió y se instaló otro coro en el oeste. Alrededor del año 800, después de nuevas alteraciones, el edificio era de casi 100 metros de longitud, con un coro de este y un coro de oeste elevado rodeado por un atrio circular.

En el siglo IX la iglesia fue completamente reconstruida en un nivel 2 metros más alto. La catedral carolingia era 94, 9 m de largo y tenía una nave de 10 bahías pero con 12 ventanas a cada lado.​ Se añadieron en el año 965 dos pasillos exteriores, y en 1020 una capilla de dos plantas. El 15 de agosto 1248 el arzobispo Konrad von Hochstaden colocó la primera piedra de un nuevo edificio, la obra dirigida por el arquitecto Ferhard. Hacia el año 1265 los pasillos y los coros ya podían ser utilizados para el culto. Los pasillos del sur de la nave fueron reconstruidos. La torre sur-oeste, que comenzó alrededor del año 1300, estuvo en construcción durante un siglo y alcanzó una altura de unos 50 m. Durante el siglo XV se completaron los pasillos del norte y en 1506 se colocaron vidrieras. A la nave central se le dio techos temporales a una altura de 13, 5 m, lo que significaba que en 1560, cuando la construcción de obra se abandonó, al menos el 90% de la superficie total del edificio proyectado tenía un techo.​ El trabajo en la catedral no se reanudó hasta 1823. ​ El interior fue completado en 1863 con la ayuda de Federico Guillermo IV de Prusia. El 15 de octubre 1880, la última piedra fue colocada en la parte superior de la torre de 157 m de altura situada al suroeste. Poco después llegó a ser necesario en el comienzo del siglo XX una gran restauración, se utilizó piedra caliza para reemplazar la piedra erosionada del coro exterior.

En la Segunda Guerra Mundial, la catedral fue severamente dañada.​ El interior del coro fue restaurado entre 1945-1948, pero el trabajo en el extremo oeste continuó hasta 1956. La restauración del exterior comenzó en 1952, con una nueva piedra de basalto. La catedral está situada sobre un pequeño montículo formado por escombros romanos a 19 metros sobre el nivel medio de las aguas del Rhin​, río que atraviesa la ciudad de Colonia a escasos metros de la catedral.

Otro de los lugares por los que pasear es la orilla del ​ río Rin​ . Aquí hay muchas terrazas, aunque si lo preferís también podéis comprar algo de beber y sentaros en el césped a descansar y contemplar las vistas. Desde aquí se pueden observar perfectamente tanto el ​ puente Hohenzollern​, un puente que se puede cruzar en tren o a pie y donde las parejas cuelgan sus candados para sellar su amor, como la ​ Iglesia de San Martín​, que os llamará la atención por su bonita torre.

 

ISLA DE LOS MUSEOS DE BERLIN

 

 

CATEDRAL DE BERLÍN

El templo catedralicio de la capital alemana es uno de los puntos más destacados de la artística Isla de los Museos de Berlín, donde se concentra en cinco edificios: el Altes y el Neues Museum, la Galería Nacional, el Museo de Pérgamo o el Bodesmuseum. Todos ellos atesoran un conjunto de obras de arte que resumen prácticamente toda la historia artística de la humanidad. Pero además, en esa misma isla se encuentra la Catedral de Berlín, la cual es prácticamente ella misma un museo.

En el solar donde se levanta ya había una iglesia en 1750, pero lo cierto es que el edificio actual no se acabó hasta 1905. Sus formas son de lo más grandilocuentes y se inspiran en la arquitectura del ​Renacimiento italiano. Además fue el lugar de enterramiento de la ​ dinastía Hohenzollern​, que  gobernó diferentes territorios alemanes durante siglos, y que tenían el palacio real al otro lado de la calle.

El templo quedó prácticamente destruido durante los bombardeos sobre Berlín de la ​ Segunda Guerra Mundial​ , y los trabajos de restauración han durado décadas. De hecho, el templo no se volvió a abrir al público hasta 1993, y aún así todavía ciertas partes de la iglesia y de su patrimonio mueble siguen un proceso de recuperación.

En el interior se pueden ver algunas obras de los más importantes artistas prusianos. Ese es el caso del ​ Altar Mayor​ esculpido en mármol y ónix que fue obra de ​ Friedrich August Stüler​ . Y también merece la pena contemplar la pila bautismal que realizó ​ Christian Daniel Rauch​.

También hay que citar el gigantesco órgano que diseñó en 1904 ​ Wilhem  Saber​, que posee más de 7.000 tubos de viento, lo que lo convierte en uno de los mayores órganos del país.

Ya se ha dicho que la Catedral de Berlín fue el lugar de enterramiento de los miembros de la dinastía reinante de​ Hohenzollern​, por eso a lo largo del templo se puede ver un enorme repertorio de escultura fúnebre de  diferentes épocas. Por ejemplo, en los ábsides norte y sur se conservan  varios sarcófagos de esta familia, y entre ellos destacan los tallados por ​ Andreas Schlüter​ para Federico II y su segunda esposa Sofía Carlota. Y además en la cripta hay hasta 94 ataudes.

Arquitectónicamente hablando el elemento más destacado de este conjunto es la monumental cúpula central recubierta de cobre, ya verdoso por el paso del tiempo. Para sustentar semejante elemento se creó una colosal estructura, todo ello admirable desde la galería mirador de su
parte alta, a la que se puede llegar por unos escalones que muestran a la perfección los secretos constructivos de esta estructura.

PLAZA DE LA GENDARMENMARK

El lugar ideal para comenzar el paseo es la célebre plaza de la Gendarmenmarkt, o “Mercado de los Gendarmes”, en el corazón del Berlín Oriental. La plaza nació en 1688 como parte del Friedrichstadt de Federico I
de Prusia (una re-urbanización de la zona para dar cabida a los hugonotes
huidos de Francia), y se fue embelleciendo en los siglos siguientes con tres
edificios monumentales. A ambos lados se alzan dos elegantes iglesias ​
casi gemelas:​ la Französischer Dom(Catedral Francesa)​ y la ​Deutscher Dom (Catedral Alemana)​, construidas a finales del XVII para los luteranos alemanes y los reformistas franceses. A finales del XVIII, Carl von Gontard
añadió a ambos templos sus torres de cúpulas gemelas, inspiradas en la
romana Piazza del Popolo.

En el centro de la plaza, entre ambas iglesias, se construyó primero un ​
pequeño teatro francés, que a principios del XIX, al tiempo que Gontard levantaba sus cúpulas, fue sustituido por un monumental teatro nacional obra de Carl Gotthard Langhans.

Schinkel entra en escena en 1818, tras un incendio que deja destruido este teatro de Langhans, y recibe el encargo de diseñar la nueva Schauspielhaus, que termina tres años más tarde. El nuevo teatro que responde a los cánones del neoclasicismo y muestra ya de forma clara la preferencia de Schinkel por la arquitectura griega sobre la romana, que es también la forma en que ​ Prusia se distancia estéticamente del neoclasicismo francés​ , inspirado en el estilo imperial romano, y muy desprestigiado en Alemania tras la ocupación napoleónica.

La Iglesia Francesa de la Friedrichstadt (Französische Friedrichstadtkirche) fue edificada entre 1701 y 1705 según el proyecto de Jean Louis Cayart como iglesia de los hugonotes protestantes que habían huido de Francia a Berlín. En 1786, en el marco de la reforma de la Gendarmenmarkt, se inauguró la impresionante torre de la Catedral francesa según los planos de Carl von Gontard y Georg Christian Unger. La catedral, seriamente dañada durante la Segunda Guerra Mundial, se reconstruyó a partir de 1977.