IGLESIA DE SAN MARTIN GRUESO

Aunque parece indicar su nombre, no es la iglesia románica más grande de Colonia (ese honor queda reservado para Santa María en el Capitolio). Pero su torre quizás es la mas grande y monumental de una iglesia románica, y junto a la Catedral desde siglos ha marcado el panorama de la orilla izquierda del Rhin (la del casco antiguo). Es más: antes de la la terminación de las torres de la Catedral en 1880, la imponente torre de San Martin, con sus más de 75 metros de altura, fue el símbolo de Colonia desde la Edad Media hasta mediados del siglo XIX – aun más que el torso de la Catedral con las torres sin terminar. Como en tanto otros sitios cerca de la orilla del Rhin, en el subsuelo del sector hubo muchos hallazgos arqueológicos de la época romana, hoy expuestos en un mini-museo en la cripta del templo.

San Martín es una basilica de tres naves, 50 metros de largo y 27 de ancho y fue el templo de un antiguo convento de benedictinos fundado por el arzobispo San Bruno hacia 965. Pero de ese primer templo prerromanico queda apenas nada, porque un horrible incendio destruyó casi todo el barrio en el año 1150. Entre 1185 y 1250 se construyó la iglesia románica, los rasgos mas característicos de Gran San Martín fueron creados en aquella época, aunque luego cambiaron muchos detalles. A finales del siglo XV añadieron la pirámide gótica de la torre.

Exceptuando la magnífica torre, creación cumbre del estilo gótico que en realidad es una corona de cinco torres elevándose encima de una galeria palatina, todo el templo se caracteriza por una profunda austeridad. No  siempre fue asi, porque la iglesia original del siglo XIII estuvo decorado con ricos mosaicos y en los siglos XVIII y XIX sus paredes y bóvedas fueron  pintadas con frescos – primero barrocos y luego clasicistas – las últimas una creación del gran mecenas Ferdinand Franz Wallraff (cuya famosa colección de pinturas se convirtió en el inicio del Museo de Bellas Artes de Colonia que hoy lleva su nombre). Durante la ocupación napoleónica, los franceses cerraron y secularizaron el convento benedictino de San Martín, destruyendo su claustro completamente.

A mediados del XIX, empezaron obras de restauración de la iglesia, concentrándose en techos y bovedas. Como todos los templos románicos  de Colonia, San Martín fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial, quedando muy poco de su decoración original. Debido a su situación tan céntrica, la iglesia fue destruida en su mayor parte y tardaron cuatro decadas – hasta 1985 – en reconstruirla.

Como en otros templos que sufrieron el mismo destino, hubo un problema especial con las vidrieras, en San Martín al final, aunque modernas, son ahora más adecuadas y menos desconcertantes que en otros casos. Hubo entonces no pocas voces que propusieron dejar el templo como ruina para la memoria de la Guerra. Afortunadamente, no ganaron la discusión y desde 1965, la magnífica torre de San Martín corona de nuevo junto a la Catedral el panorama de Colonia. Quedan pocos restos de los mosaicos en el suelo, representaciones de animales que datan del siglo XIII, de la época de los Hohenstaufen (un par de vacas y un león).

CATEDRAL DE COLONIA

Colonia ha sido y es una de las ciudades más importantes de ​ Alemania. Mundialmente famosa por su ​ carnaval​ ​ y su enorme ​ catedral​ , en el centro de la ciudad (o ​ Altstadt​ ) se mezclan historia, gastronomía, tiendas y cerveza.

Al llegar a la ​ Hauptbanhof​, estación principal, un gran luminoso nos da la bienvenida. Se trata del anuncio del ​ Agua de Colonia​, la famosa fraganciaque fue inventada en esta ciudad en el siglo XVIII.

Cuando salgamos de ella nos encontraremos, de repente, con la ​ Dom ​ , la
imponente ​ catedral de Colonia​. La primera impresión es increíble, ya que
está ahí, tan cerca, que sorprende. En sus alrededores siempre hay mucha vida. Nunca faltan los turistas haciendo
fotos a la catedral y a los mismos que se concentran delante de ella.
También hay muchos comercios, siendo imposible no ‘picar’ en alguno.

La Catedral de Colonia o Kölner Dom en alemán (el nombre completo es Catedral de San Pedro y Santa María) es una de las catedrales más impactantes de Europa y sin duda la marca estrella de la ciudad alemana. Fue construida entre 1248 y 1880 tal y como fue diseñada en los planos originales, se considera una obra maestra de la arquitectura gótica. La Catedral llegó a ser el edificio más grande del mundo cuando aún no se había terminado en el siglo XIX. El diseño de la fachada oeste desafía cualquier convención de estilo arquitectónico. Tiene una superficie de 7. 000 metros cuadrados y esta flanqueada por dos enormes torres, cada una de 156 metros de altura.

Como un logro excepcional de la Edad Media en su interior se encuentra el santuario de las reliquias de los Reyes Magos, el mayor relicario de Occidente. La catedral tiene dos grandes trípticos: El altar Borrar en el siglo 14 con 36 pinturas y 25 esculturas, creadas por el maestro Stephan Lochner y el altar de los patronos de la ciudad de Colonia. La arquitectura se remonta al estilo de la Edad Media. Algunas fases de construcción encajan en un estilo neo-gótico.​

Está considerada el monumento más visitado de toda Alemania. En 1996 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Las excavaciones llevadas a cabo después de la Segunda Guerra Mundial dieron alguna información nueva sobre la historia de la catedral de Colonia. Los primeros rastros indican que comenzó siendo una iglesia cristiana en el siglo IV. En la mitad del siglo VI, el coro de la pequeña iglesia, orientado hacia el oeste, se amplió y se instaló otro coro en el oeste. Alrededor del año 800, después de nuevas alteraciones, el edificio era de casi 100 metros de longitud, con un coro de este y un coro de oeste elevado rodeado por un atrio circular.

En el siglo IX la iglesia fue completamente reconstruida en un nivel 2 metros más alto. La catedral carolingia era 94, 9 m de largo y tenía una nave de 10 bahías pero con 12 ventanas a cada lado.​ Se añadieron en el año 965 dos pasillos exteriores, y en 1020 una capilla de dos plantas. El 15 de agosto 1248 el arzobispo Konrad von Hochstaden colocó la primera piedra de un nuevo edificio, la obra dirigida por el arquitecto Ferhard. Hacia el año 1265 los pasillos y los coros ya podían ser utilizados para el culto. Los pasillos del sur de la nave fueron reconstruidos. La torre sur-oeste, que comenzó alrededor del año 1300, estuvo en construcción durante un siglo y alcanzó una altura de unos 50 m. Durante el siglo XV se completaron los pasillos del norte y en 1506 se colocaron vidrieras. A la nave central se le dio techos temporales a una altura de 13, 5 m, lo que significaba que en 1560, cuando la construcción de obra se abandonó, al menos el 90% de la superficie total del edificio proyectado tenía un techo.​ El trabajo en la catedral no se reanudó hasta 1823. ​ El interior fue completado en 1863 con la ayuda de Federico Guillermo IV de Prusia. El 15 de octubre 1880, la última piedra fue colocada en la parte superior de la torre de 157 m de altura situada al suroeste. Poco después llegó a ser necesario en el comienzo del siglo XX una gran restauración, se utilizó piedra caliza para reemplazar la piedra erosionada del coro exterior.

En la Segunda Guerra Mundial, la catedral fue severamente dañada.​ El interior del coro fue restaurado entre 1945-1948, pero el trabajo en el extremo oeste continuó hasta 1956. La restauración del exterior comenzó en 1952, con una nueva piedra de basalto. La catedral está situada sobre un pequeño montículo formado por escombros romanos a 19 metros sobre el nivel medio de las aguas del Rhin​, río que atraviesa la ciudad de Colonia a escasos metros de la catedral.

Otro de los lugares por los que pasear es la orilla del ​ río Rin​ . Aquí hay muchas terrazas, aunque si lo preferís también podéis comprar algo de beber y sentaros en el césped a descansar y contemplar las vistas. Desde aquí se pueden observar perfectamente tanto el ​ puente Hohenzollern​, un puente que se puede cruzar en tren o a pie y donde las parejas cuelgan sus candados para sellar su amor, como la ​ Iglesia de San Martín​, que os llamará la atención por su bonita torre.